Buenas prácticas,Destacados /

Evita el mal aliento de no escribir bien

Uno de los principales temas que abordó Paula Gaviria en la charla que sostuvimos, en DIGITORIAL, sobre Marca Personal tiene que ver con la importancia que tiene el desarrollo de las habilidades de comunicación escrita en el posicionamiento de marca, personal e institucional.

Paula afirmaba que, aunque cometer errores de redacción y ortografía no te dejará sin trabajo, la falta de un buen manejo de la escritura sí impactará en la relación que se construye con la ciudadanía, con los jefes, incluso, con los compañeros. Algo así como sucede con el mal aliento, no dejas de ser amigo de la persona que lo tiene, tan solo la tratas de lejitos, la evitas.

Y pilas, no se trata de un tema de comunicadores, es un tema que compete a todos los que hacemos parte de las entidades públicas; es nuestro deber escribir bien.

via GIPHY

Al inicio de DIGITORIAL contamos con la participación de Alejandra Restrepo quien (Mira la charla completa aquí) mencionó en su charla los que para ella son los tres tipos de errores frecuentes que se encuentran en cualquier tipo de texto empresarial: tildes diacríticas, uso del gerundio y manejo de las comas

Acá te ayudamos a identificar su buen uso para que evites cometer estos errores en tus próximos escritos.

Las tildes diacríticas

Son aquellas que permiten distinguir palabras que se escriben igual, pero que tienen significados distintos y diferente pronunciación. Sin contar los interrogativos o exclamativos, son:

  1. (pronombre personal) —  tu (adjetivo posesivo):

«Tú conoces las cualidades de tu equipo».

  1. Él(pronombre personal — el (artículo):

«Él será el líder del próximo proyecto».

  1. (pronombre personal) — mi (adjetivo posesivo):

«Para mí es importante saber qué lo harás; esa es mi responsabilidad».

  1. (pronombre personal, adverbio de afirmación o sustantivo) — si (conjunción o nota musical):

«Sí, yo desarrollé el informe que habríamos entregado tarde si seguíamos esperando esa información».

  1. (sustantivo ‘infusión’), frente a te (pronombre o letra te):

«Veo que no te gusta el café, a ti te gusta el té ».

  1. Dé (forma del verbo dar), frente a de(preposición o letra de):

«Me encanta saber que él dé todo su tiempo al proyecto de manejo de datos».

  1. (forma del verbo ser saber), frente a se (pronombre, indicador de impersonalidad o de marca refleja):

«Sé muy bien que no se rinde a la primera».

  1. Más(adverbio, adjetivo, pronombre, conjunción con valor de suma o sustantivo), frente a mas (conjunción adversativa equivalente a pero):

«Hoy he trabajado más horas, mas me siento con energía».

También puedes leer: Community manager, ¡ojo como escribes!

Gerundios

Sin entrar en la profundidad de los lingüistas, podríamos definir el gerundio como una articulación de los verbos para expresar anterioridad o simultaneidad, pero, nunca, posterioridad. Se identifican porque terminan en ando o endo.

La sugerencia que se encuentra en la Nueva gramática de la lengua española indica que: “El uso del gerundio debe evitarse, cuando la acción que denota es posterior a la acción que expresa el verbo principal” (Fundéu BBVA – Fundación del Español Urgente; por ejemplo, cuando aparece en oraciones como: El coordinador trabajó en Estados Unidos yéndose después a España”.

Dado que este tipo de expresiones son de lenguaje oral, la sugerencia que hace Alejandra Restrepo es evitar su uso en el lenguaje escrito. Sin embargo, si resulta imprescindible su uso, el truco para saber si se usa adecuadamente es preguntarle “cómo” al verbo. En el ejemplo anterior, la pregunta sería ¿cómo trabajó?

via GIPHY

Comas

Son un signo de puntuación que sirve para separar o aislar ciertos elementos de un texto. Según la función que cumple en el texto, podemos encontrar diferentes tipos de coma:

  • Coma vocativa. Sirve para referirnos a alguien directamente:

Alberto, esta tarde voy a tu casa a ver el partido.

  • Coma enumerativa. Permite separar un listado de elementos:

Me gustan las películas de aventuras, de terror, de horror.

  • Coma elíptica. Permite omitir un verbo que ya ha sido mencionado:

La comida casera me sienta muy bien; la exótica, no tanto.

  • Coma explicativa o incidental. Sirve para separar explicaciones que se usan para reforzar el sentido de la oración:

La Luna, brillante e imponente, resplandecía en la noche.

  • Coma adversativa. Se utiliza antes de determinadas conjunciones que establecen una adversión o resistencia: pero, mas, sino aunque:

Puedes salir a jugar, pero ven antes de las ocho.

Pexels en pixabay

Además, también podemos encontrar otras reglas para el uso de la coma que son claves para una correcta redacción y disposición del discurso.

  • Con los conectores. Sirve para separar conectores como: sin embargo, aún así, no obstante, o sea, en primer lugar, por último, por ejemplo.
  • En fechas. Separa una fecha del lugar:

Lunes, 4 de agosto de 1997.

  • En citas. Divide una cita directa de su interlocutor:

«Un buen viajante no tiene planes», dijo Confucio.

  • Combinación con otros signos de puntuación. Puede ir detrás de otros signos de puntuación, excepto del punto, el punto y coma y los dos puntos:

         ¡Mamá!, ¿puedes venir?

En Urna de Cristal, como parte del proyecto DIGITORIAL, hemos diseñado un taller de redacción para ayudar a tu equipo a fortalecer sus conocimientos de redacción a partir de la identificación de errores frecuentes en la escritura. Si te interesa llevar este taller a tu entidad, escribe un correo a dchacon@mintic.gov.co

 

Imagen portada: 愚木混株CDD20 en Pixabay.com // Imagen Pexels en Pixabay.com // Gifs desde Giphy.com